Bioquimicos 2012

Donde la sensatez y la validez de la realidad, se mezclan en un mar de inconsistencias y profundos abismos de fe absoluta en postulados que no podemos comprobar.

sábado, 1 de septiembre de 2012


Variables Fantasmas en Nuestra Física Moderna
Quantum Vol 1 Nº 1, Diciembre de 2008

VARIABLES FANTASMAS EN NUESTRA FISICA MODERNA

ABSTRACT
Donde la sensatez y la validez de la
realidad, se mezclan en un mar de
inconsistencias y profundos abismos
de fe absoluta en postulados que no
podemos comprobar.

Where the prudence and the validity
of the reality, they are mixed in a sea
of inconsistencies and deep abysses
of absolute faith in postulates that we
cannot verify.


CONTENIDO
La inconformidad de miles de científicos es notoria, más allá de la teoría de la incertidumbre de Heisenberg, desde Einstein en adelante el hecho de no poder explicar un mundo cuántico tan misterioso es infinitamente molesto. Velocidad, spin, trayectoria y posición son entre otras muchas variables de nuestro mundo cuántico que podemos decir no existen antes de ser determinados por una observación.
Esto llevo a muchos grandes científicos a producir dos teorías de inexistencia de variables y de variables ocultas, basado principalmente en dos postulados de mayor fe para la física (según mi punto de vista):
1. “Las variables no observadas no existen”, permaneciendo estas en una especie de ser y no ser de superposición de estados múltiples y que se contradicen sin
lugar a duda.



2. Las variables no observadas se dan existentes y determinadas, porque no ha venido un ente
(observador) para dejarlas al descubierto.
Con estos postulados una vez más la física se divide, el hecho de pensar tan siquiera que una barco sin radar, no tiene posición es completamente absurdo, todo era un “caos” Einstein logro llegar a decir “a medida que el éxito de la teoría cuántica aumenta, más tonta parece” insulto para muchos, decepción para otros, estas palabras reflejaban mas el desespero de una de las mentes más poderosas del siglo XX.
Para él y demás físicos los designios de Dios “el viejo” como solía decirle, parecen ser indescriptibles y más aun sin ninguna posibilidad de proyectarlos, pero según palabras de Einstein, “el no juega a los dados”, por ende el problema radica más en la capacidad de medición que en el afán de buscar teorías completas con las herramientas que se tenían.
Ahora bien, tratare de hacer una pequeña introducción a la teoría del físico y filosofo David Bohm (la teoría de las variables ocultas), en medio de tantas preguntas y tan pocas respuestas en 1952 se dio a conocer dicha teoría o llamada también la interpretación de Bohm quien se basa fuertemente en el
postulado del señor Louis de Broglie, el cual nos indica que a cada partícula corresponde o está asociada una onda que guía su movimiento. Bohm al igual que Copenhague dio su interpretación diferenciándose principalmente en que Bohm considera la existencia de dos entidades correlacionadas, mientras que
Copenhague, considera al electrón como una sola entidad que manifiesta la dualidad onda corpúsculo.
Pero encontramos que ambas interpretaciones son un poco extrañas ya que podemos cerrar los ojos eh
imaginar un mundo objetivo ajeno a nosotros (fuera de nuestro circulo de visión), ni siquiera hacemos este ejercicio por el simple hecho de que lo damos como una circunstancia tacita de nuestra existencia, por eso generaron polémica estas dos interpretaciones, ya que Copenhague nos dice que todo aquello que existe en el mundo cuántico depende de cómo se mida, es decir, no existe hasta que hayamos efectuado una medición.
Como bien lo dijo el físico teórico y principal abogado de la teoría de


coherencia Wojcieh Zurek “No está claro que uno tenga respuestas de todas las preguntas, al menos hasta que no lleguemos a un conocimiento mejor de la relación entre el cerebro y la mente”, dicha reflexión fue suscitada para dar pie a los demás físicos de mirar ninguna interpretación era optima y la teoría de la decoherencia otorgaba a los metafísicos la percepción de una mente consiente de un resultado.
Einstein no utilizaba el termino de variables ocultas él prefería hablar con el término “elementos de realidad”, el determinismo era parte de él, esto se ve claramente en su terquedad senil, pronunciándose en forma despectiva: “en cuanto esas hipotéticas (variables ocultas) lleguen a conocerse, podremos confirmar el determinismo en la teoría cuántica. Pero obviamente sabemos, que el sueño de Einstein no se hizo realidad, puesto que el indeterminismo es una propiedad intrínseca al propio
panorama cuántico.
Para el lector es propio y adecuado darle una pequeña iniciación de nuestro mundo cuántico partiendo desde una decoherencia y una visión poco usual en nuestro basto mundo clásico, estaría bien decir que un carro no puede tener movimiento por que no tiene velocímetro, que un ser humano no tiene temperatura porque no tenemos un termómetro a nuestro alcance, esto es completamente absurdo e incluso
algo aberrante a mi juicio. Pero bien nuestro mundo cuántico permite millones de cosas “mágicas” como traídas de la mejor película de Steven Spielberg, hablar de superposición, decoherencias y teleportación es común y realizable pero en nuestro mundo clásico sigue siendo una idea descabellada. Esto ha traído,
confusiones y teorías “desfasadas” de una realidad que aun no podemos determinar, nuestras variables ocultas no escapan de nuestros ilustres rompedores de paradigmas, John Bell gran físico postulo hace (ya más de 40 años en pleno furor de nuestras grandes e ilusas interpretaciones y teorías indeterministas), que muchas de ellas que manejan variables ocultas pueden ser eliminadas cuando la desigualdad que lleva su nombre (desigualdad de Bell) pueda ser demostrada.
Para esto el propone un experimento mental, en el que una fuente dispara pares enlazados de fotones polarizados en direcciones opuestas hacia dos

Variables Fantasmas en Nuestra Física Moderna
Quantum Vol 1 Nº 1, Diciembre de 2008


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada